El Patrimonio Inmobiliario

pisosNo soy un especialista en este campo, así que no te hablaré aquí de cómo gestionar un gran patrimonio inmobiliario. Más bien mi intención es desmitificar las bonanzas del ahorro en ladrillo, sobre todo para las economías normales.

Llegada la etapa de jubilación ya sólo vamos a poder obtener ingresos pasivos. La mayoría sólo contará con los ingresos de la pensión pública. Otros que hayan planificado sus finanzas a largo plazo contarán con otras fuentes de ingresos. Es obvia la conveniencia de diversificar las fuentes de ingresos con el objetivo de no obtener toda nuestra renta de un único pagador.

Así que te planteo dos posibles  fuentes de ingresos a añadir a la pensión (alquileres y dividendos) y que podrían incrementarse con otras, como algún hobby que se pueda monetizar. La pregunta es obvia: ¿cuál de estas fuentes es mejor? ¿Vale la pena invertir en un inmueble para luego obtener una renta o es mejor invertir sólo en empresas que distribuyan dividendos crecientes?

De hecho, las rentabilidades que se pueden obtener son muy similares. La rentabilidad bruta del alquiler en 2017 quedó fijada en un 4,2% según el Banco de España.

 Rentabilidad alquileres

Los dividendos brutos medios de una cartera diversificada de fondos de reparto están en esos mismos niveles como ya expliqué un post anterior.

rentabilidad por dividendo mayores

Fuente: www.estrategiasdeinversión.com (04-01-2.017)

Pero para averiguar cual es la rentabilidad real que se puede obtener por los alquileres inmobiliarios, utilizaremos un ejemplo con números reales de un piso alquilado en 600 € y del que conozco el precio de mercado: 120.000 €. Es sólo un ejemplo y seguro que se pueden encontrar relaciones precio de compra / alquiler más y menos ventajosos, pero nos servirá para hacer los cálculos y obtener conclusiones.

Con sólo los datos anteriores, que son en los que nos solemos fijar para hacer números se obtiene una rentabilidad anual del 6%. Supera con creces la inflación por lo tanto sería una buena operación.

Pero, claro, estos no son los números que debemos hacer. Son estos otros:

 Renta por alquiler: 600 € x 12 meses = 7200 €

 Precio: 120.000€

  • Impuestos (ITP o IVA): 12.000€ suponiendo el 10%.
  • Comisión intermediario: 6.000€
  • Gastos escritura: 1.200€
  • Cuota cámara propiedad inmobiliaria: 50 €.
  • Cuota comunidad propietarios: 30 € x 12 = 360 €
  • Seguro de hogar básico: 130 €
  • Seguro de impagos de alquiler: 250 €.
  • Impuesto de Bienes Inmuebles: 300 €.
  • Gastos imprevistos (5%): 5% x 600 € x 12 meses = 360 €

 Total Inversión: 140.650€

Por lo tanto la rentabilidad bruta baja al  5.11%

El periodo de amortización de la inversión vía alquileres se sitúa en 20 años.

Si pido una hipoteca para adquirir el inmueble, además pagaré unos 40.000€ de gastos e intereses. He supuesto un préstamo a 20 años al 3%. La rentabilidad entonces me baja al 4,0%

 Es decir, para que la inversión en dividendos sea más rentable que el alquiler, debería superar ese 4,0% bruto, cosa bastante asequible a largo plazo, si invertimos en empresas con dividendos sostenibles y crecientes.

 Pero aún se pueden añadir otros riesgos y costes:

  • Los posibles problemas de impago del alquiler.
  • El deterioro intencionado del inmueble (vandalismo).
  • El importe de las cuotas entre que un inquilino deja el inmueble y lo alquila el siguiente.
  • Los gastos del mantenimiento del inmueble que superen ese 10% de provisión.
  • Los impuestos por la plusvalía. Mucho más elevados en los inmuebles por la plusvalía municipal que puede suponer alrededor de un 5% del precio de venta.

 La inversión en inmuebles conlleva tantos gastos que la rentabilidad real se reduce ostensiblemente y resulta casi siempre inferior al de la inversión en dividendos. Una renta por alquiler que a simple vista puede parecer de un 6%, se convierte apenas en un 4% real.

 Tampoco he tenido en cuenta que invertir en un inmueble implica tener una cantidad de dinero elevada disponible y líquida o pedir una hipoteca. En este segundo caso, el coste de adquisición se incrementa notablemente por la escritura, los gastos de apertura y los intereses. A parte, implica el riesgo de apalancamiento. Recuerdo que cuando uno se endeuda con el banco responde con el bien hipotecado y con todos sus demás bienes presentes y futuros. Ese riesgo únicamente lo asumiría para adquirir mi propia casa, mi hogar.

En cambio, la inversión en dividendos permite aumentar la inversión progresivamente y sin gastos adicionales salvo las comisiones de compra, custodia y cobro de dividendos. En todo caso muchísimo menores que en el caso anterior.

¿Qué te quiero transmitir con todo esto? . Básicamente tres ideas:

Diversificar el patrimonio es imprescindible. La diversificación es lo único que da realmente seguridad a la inversión. La inversión en inmuebles permite diversificar infinitamente menos que la inversión financiera por dividendos. Si no te alcanza para comprar al menos diez inmuebles bien distintos (vivienda, comercial o industrial) y geográficamente bien repartidos, el riesgo será brutal.

 La liquidez es oro. Para vivir hace falta disponer de dinero y del ladrillo no se come. La facilidad de liquidar total o parcialmente una inversión en dividendos es infinitamente superior a la de una inversión en alquileres. De hecho es imposible liquidar parcialmente un inmueble.

La inversión en inmuebles para obtener una renta requiere una inversión inicial alta, a diferencia de la inversión en  dividendos. Endeudarse para comprar un inmueble como inversión es correr un alto riesgo y añadir costes e intereses.

La inversión por dividendos tiene menos incertidumbres que afecten a la renta. Por ejemplo, si un inquilino deja un inmueble en mal estado, el coste de rehabilitarlo afectará notablemente a la rentabilidad de la inversión. Como dato, antes de alquilar el piso del ejemplo se invirtieron 20.000 € en cambiar cocina, baño, ventanas, puertas y pintar. En caso de comprar el piso para alquilarlo, este gasto formaría parte de la inversión inicial. Cada vez que ha habido un cambio de inquilino se han invertido 1500-2000 € adicionales para dejarlo a punto para el siguiente alquiler. Eso implica reducir la rentabilidad de ese año en un 2%. Otro punto a comentar es que si el objetivo es tener una inversión estable hay que asegurarse de que el inquilino está a gusto y eso implica cuidarle, y cuidarle se suele traducir en dinero, como introducir mejoras en el inmueble o hacer reparaciones que no sean obligatorias por contrato.

Pero entonces, ¿por qué tanta gente invierte en inmuebles?. Por un lado está la idea de que el valor del inmueble siempre crece. Este mantra también es discutible. Por ejemplo durante los años 2007 a 2015 fueron los activos inmobiliarios los únicos que bajaron de precio. Por lo tanto, depende del precio de compra (¿burbuja?) o de la zona. Aunque ciertamente, a largo plazo, el valor aumentará. Una cartera de fondos de reparto también.

Patrimoni España

Un piso es un activo que se puede tocar y eso da sensación de tener una propiedad segura. Es un aspecto meramente psicológico, ¿no crees? .

Parece que el hecho de desconocer el precio de mercado día a día da mayor tranquilidad que en el caso de invertir en un mercado extremadamente transparente como el financiero donde uno puede ver las cotizaciones cada día y tener esa información cuando los precios bajan  asusta mucho. Pero claro los pisos no se tasan cada día. Quizás cada 5, 10 años. Pues con una cartera financiera, lo mismo.

Como nos indica el siguiente gráfico, la rentabilidad de la vivienda en España también es volátil y con una tendencia claramente bajista.

 Rentabilidad vivienda

Pero esa revalorización del 10,9% en el precio del inmueble, se acaba reduciendo casi a la mitad al incluir los enormes costes (impuestos y costes en la compra + impuestos y gastos en el mantenimiento + impuestos y costes en la venta). De hecho hay que esperar 10 o 15 años hasta haberlos amortizado para obtener rentabilidad positiva.

Con todo, la rentabilidad a largo plazo de un buen inmueble no es mala, pero el riesgo por iliquidez y sobre todo por no diversificar podría no compensar. Una alternativa puede ser invertir en REIT (SOCIMIs en España) vía fondos de inversión mundialmente diversificados y líquidos. Ahí el riesgo es ínfimo.

Yo, como planificador financiero, aconsejo a las familias adquirir, si pueden,  en propiedad su propia vivienda, ya que se convertirá en un menor gasto durante la jubilación. Pero como medio de ahorro, sólo lo veo factible para grandes patrimonios como parte de una cartera diversificada de activos y gestionada profesionalmente.

Aprovecha tu empresa para asegurarte un futuro confortable

A lo largo de mi carrera profesional me he encontrado muchas veces con empresarios cuya preocupación era asegurarse de un buen nivel de vida a partir del momento de dejar la empresa. La preocupación venía del hecho de que sus finanzas personales no les permitían tener este objetivo claro, a menos que se pudieran vender la empresa a un valor irreal. No se planteaban iniciar un plan de ahorro para la jubilación porque esto suponía aumentarse el salario con el consiguiente coste para la empresa (sueldo bruto, cotización, etc). Uf, para ahorrar individualmente 1.000 € netos, el coste para la empresa subía a casi 1.500 €, un 50%. Inasumible.

Pues bien, ninguno de ellos conocía que la empresa puede ir creando un plan de ahorro destinado a su jubilación sin sobrecoste y con importantes ventajas fiscales. La empresa puede iniciar un plan de acumulación de capital mensual de por ejemplo, estos 1.000 € mediante algún producto de ahorro asegurado e ir obteniendo un rendimiento a largo plazo. Empresa y trabajador (empresario, directivo, etc) firman un acuerdo donde queda patente el objetivo y las condiciones de este plan. La empresa será el tomador del seguro de ahorro, el trabajador será el asegurado y el beneficiario en caso de vida del asegurado al finalizar el plan establecido será la empresa quien se dispondrá a pagar al trabajador quien habrá generado una renta irregular.

En caso de muerte del asegurado, el beneficiario puede ser la familia, el socio, etc. Al llegar el momento acordado, el trabajador cobra este importe acumulado durante años con una reducción fiscal del 30% sobre la base imponible ya que Hacienda lo contempla como renta irregular generada en más de 2 años y con un límite de 300.000 €. La empresa lo contabiliza como gasto en la partida Sueldos y Salarios y así no genera Impuesto de Sociedades porque el gasto supera las plusvalías financieras acumuladas durante el período. De hecho la empresa, habrá devengado unas prevendas a favor del trabajador y la cotización a la Seguridad Social que hubiera supuesto un aumento de sueldo equivalente. A la Seguridad Social tampoco tendrá que pagar más allá del tope de la base de cotización máxima establecida actualmente en unos 3.750 € mensuales o 45.000 € anuales, tanto si cobra 100.000, 200.000 o 300.000 €.

Algunas empresas aprovechan estos planes para fidelizar directivos, que si se van antes del plazo estipulado, pierden estos “bonus” generado. Es un derecho condicionado al comportamiento del trabajador. Tanto empresa como trabajador se benefician reduciendo gastos por cotización la una y por irpf el otro, además de las ventajas de la planificación financiera, de la capitalización, del interés compuesto, y del hecho de contar con un seguro de vida , para proteger a otro socio (asegura la continuidad de la empresa), o proteger a los familiares (cónyuge o hijos) o a quien se desee designar como beneficiario.

¡¡Nunca más me volverá a pasar !!

Sazatornil

La mayoría de las pequeñas empresas no disponen de un Plan Estratégico. Una visión escrita de a dónde se quiere llegar a largo plazo. Las empresas medianas que puedan tener este Plan Estratégico bien definido ya pueden ser algunas más. Pero casi ninguna de ellas incluye como línea estratégica la Independencia Financiera. Cuando se crea una empresa, uno de los principales objetivos, debe ser llegar a no depender financieramente de terceros en un plazo de tiempo establecido.

La independencia financiera no implica que la empresa tenga que renunciar a recursos financieros externos como la obtención de crédito bancario. Pero esta opción únicamente se debería contemplar para la adquisición de recursos de capital para el crecimiento, como adquirir nueva maquinaria, renovar instalaciones o emprender un plan de internacionalización. La independencia financiera significa disponer de recursos financieros suficientes para abordar las crisis.

Por ejemplo, soportar una bajada de un 30% de las ventas durante un año o disponer de los fondos propios suficientes para abordar una reducción del 30% de la plantilla o sencillamente pagar una multa por algún incumplimiento de la última normativa vigente. Cuando las cosas van mal, ningún banco dará financiación y acabarán siendo los socios los que deban hacerse cargo de arreglar la situación. Es decir, pagará la familia o cerrará.

Plan financiero empresa

 La Planificación Financiera de la empresa familiar nos permite prever situaciones difíciles y superarlas. Tener un plan de contingencias futuras es el primer paso. Definir los gastos necesarios para solucionar las principales amenazas que puedan aparecer en el futuro y un plan de acumulación de capital propio, salvaría al 54% de las empresas que cierran. Yo siempre digo que un auténtico empresario es aquel que aspira a que su empresa le sobreviva a sí mismo. De lo contrario, lo que tiene es su negocio, su medio de ocupación. Es peor que ser empleado. ¡Todas las obligaciones y ningún derecho!  Pero esta planificación también debe hacerse en el ámbito familiar del empresario, por lo que cada uno, Empresa y Familia, queden separados y protegidos. No puede ser que una crisis que golpee a la empresa arrastre también a la miseria a la familia del empresario.

Pues empresario, piensa que la economía es cíclica y que periódicamente evitará épocas de vacas flacas. O simplemente puede pasar por malos momentos particulares en periodo de bonanza económica. La manera de estar preparados y superar las crisis es que la empresa haya logrado la independencia financiera. Con la Planificación Financiera se puede conseguir. Las empresas que superan las crisis, son las que crecen y pasan de pequeñas a medianas y de medianas a grandes. En la última crisis económica, muchos empresarios vieron truncado su sueño y no sólo perdieron la empresa, también arrastraron a su familia en la miseria. Para los que se han vuelto a levantar o para los que sobrevivieron pasándolo fatal, ¡que nunca más les vuelva a pasar !

Implantar la planificación financiera en nuestras pymes es clave para aumentar la calidad del tejido empresarial, demasiado atomizado y débil.

Vivir de Rentas

El dinero sirve para que las personas podamos vivir gracias al consumo de los productos y servicios que necesitamos.

Por lo tanto el dinero hay que cuidarlo, no perderlo, ¿verdad?. Pero es que además de no perderlo, puedo y debo hacer que mi dinero trabaje para mi. Hay que hacerlo rendir, generar rentas.

Si nos paramos a  pensar, es fácil llegar a la conclusión de que por el dinero se paga. Se pagan rentas. De hecho siempre ha sido así y siempre lo será. De lo contrario nadie invertiría su dinero en nada y el Mundo se paralizaría. Si no hay accionistas, no hay empresas, no hay empleo, no hay impuestos, no hay Estado y no hay deuda. Por lo tanto tampoco nada generaría intereses. Pero es que tampoco existiría la propiedad inmobiliaria, si no hay empleo.

No habría ningún tipo de activo del cual pudiéramos ser propietarios. Recordemos que una ACTIVO, es una propiedad que genera rentas. Esa es su definición.

Bien, pues existen en el Mundo únicamente tres tipos de ACTIVOS, que generen rentas, sin deshacerme de su propiedad.

RENTA VARIABLE. RENTA FIJA Y RENTA INMOBILIARIA que a su vez generan DIVIDENDOS, INTERESES Y ALQUILERES.

En un Mundo donde siga existiendo la propiedad, siempre seguirán existiendo estos tres ACTIVOS.

Pero, entonces para obtener rentas de mi dinero, ¿hay que invertir comprando estos activos?. Entonces, hacer esto ¿es suficientemente seguro?, ¿está garantizado mi capital?

Para responder a estas preguntas hay que entender donde está la seguridad y donde no. La seguridad de no perder mi dinero no está en NADA, está en el TODO.

Es decir, no existe ningún activo financiero o inmobiliario seguro. Aunque alguien me dé su garantía. Ese alguien también puede desaparecer, y entonces… la garantía ¿qué?.

Ni el Estado, ni mi Banco ni cualquiera de las mayores empresas cotizadas están a salvo de la quiebra o insolvencia. ¡Nada está garantizado!. El Fondo de Garantía de Depósitos no cubre más del 0,3% de los depósitos en España. Los Bancos ya no se salvarán más según la nueva legislación europea. Cualquier empresa puede ser víctima de una crisis o de un consejo de administración que estafe a sus accionistas. Lo hemos visto muchísimas veces. Nokia, Lehman Brothers, Emron, Kodak, Banco Popular, Pescanova, Rumasa, La Seda, Martinsa Fadesa,  etc..

Entonces, si para obtener rentas debo invertir en activos pero no hay ningún activo seguro. ¿Cómo se come esto?.

Entendiendo el siguiente concepto dogmático. Lo único seguro es el TODO.

Lo único que no ha quebrado nunca y nunca lo va a hacer es el MUNDO. El Mundo siempre progresa. De una manera u otra el Mundo siempre acaba saliendo adelante a pesar de guerras, crisis, huracanes y terremotos. La razón es que el ser humano es así, un ser adaptativo que nunca se conforma con lo que tiene y siempre desea estar mejor.

Entonces la clave está en invertir en una muestra mundial de cada uno de esos tres activos que generan rentas.

Por si fuera poco, resulta que además estas rentas siempre tienen un valor real positivo, es decir superan en valor a la suma de inflación e impuestos. De lo contrario, vuelvo a repetir, a  nadie le compensaría invertir. Mejor gastar el dinero rápidamente antes de que se devalúe demasiado.

Pero, claro, una persona normal o incluso aunque sea bastante rica no puede tener una muestra mundial de todas las empresas, todos los bonos y todos los inmuebles. Es imposible.

Sí que es posible, si. Hace décadas que existen las Instituciones de Inversión Colectiva, más conocidas por otro nombre, los Fondos de Inversión. Siendo partícipe, es decir propietario de participaciones, de estos productos financieros cualquiera puede diversificar lo suficiente como para no jugársela a ningún activo en concreto. Cada fondo puede estar repartido en cientos de activos individuales. Eso sí, deben ser fondos globales, mundiales. Nada de especular a un sector o a una zona geográfica. ¿Sabe que existen fondos cuyos participes logran reunir un capital mayor que el PIB de un país mediano como por ejemplo de España?. Enormemente capitalizados proporcionan una enorme seguridad. ¿Sabe quién es el propietario de esos fondos?. Cada uno de los partícipes proporcionalmente a su inversión. Con 1.000€ o incluso menos, cualquiera puede ser propietario de una muestra mundial de esos tres Activos. Pues bien, existe un tipo de fondos que reparten las rentas obtenidas por los activos a sus propietarios periódicamente (mensual, trimestral, etc). Son los fondos de reparto. Los hay a decenas.

A partir de esta idea uno debe componerse una cartera diversificada que contemple cada uno de esos tres activos ponderando su peso en función de las rentas de cada tipo de activo. Claro, hay que ponderar su peso en función de la renta. Hay momentos del ciclo económico que los dividendos son mucho más elevados que los intereses, como cuando se acaba de pasar una crisis económica. En otros momentos del ciclo, los intereses son mayores que los dividendos y hay que sobreponderar la renta fija.

Así es como se puede obtener rentas de mi dinero sin especular ni arriesgar a que ningún activo en concreto pueda fallar. Eso sí, cotizan en mercados globales regulados y por lo tanto cada día pueden oscilar de precio. Pero eso es genial. Siempre se sabe a qué precio puedo comprar o puedo vender. A usted le gusta ver los precios en la carta del restaurante ¿no?. Además se que siempre va a haber alguien al otro lado cuando yo quiera vender. Por favor, no invierta nunca en ningún producto financiero que no cotice. No invierta nunca en productos bancarios no cotizados, por muy adornados con garantías que estén. Siempre saldrá perdiendo.

En resumen,

Siempre se pueden obtener rentas del dinero por encima de la inflación más los impuestos.

Existen tres activos que dan rentas, Renta Variable, Renta Fija y Renta Inmobiliaria que a su vez proporcionan dividendos, intereses y alquileres.

Se debe invertir adquiriendo en propiedad una muestra mundial de esos activos, mediante fondos de reparto cotizados en mercados regulados.

Evolución  de una cartera real de fondos de reparto durante el periodo 2008-2016.

Fonods reparto

Humanología Financiera Familiar

En España, salvo mínimas excepciones, no sabemos gestionar, planificando, nuestras finanzas. Este hecho, evidenciado en multitud de estudios,  afecta muy negativamente a la prosperidad de nuestra Sociedad. Uno de los causantes de esa falta de costumbre en planificar las finanzas proviene en gran medida de la creencia ancestral de que el dinero es “pecado”, es tabú. La concepción católica de que venimos a este mundo a sufrir sigue impregnando las creencias más íntimas de nuestra Sociedad. En otras culturas, el hecho de emprender, y triunfar en la vida son concebidos como valores positivos. Se trata de no desperdiciar los dones, como el talento o la capacidad de trabajo, empleándolos para progresar y para el bien común.

El miedo a hablar de dinero, con la pareja, con nuestros ascendientes o descendientes y hasta con nuestro asesor, para la minoría que tenga una de verdad, afecta a nuestra salud financiera y a la conservación de la riqueza conseguida generación tras generación.

Otro problema importante, que impide obtener una mayor cultura en este aspecto, es el sistema financiero de nuestro país. La banca comercial, plagada de conflictos de interés con los ahorradores, no acompaña. Lo explico en el Capitulo de Conceptos del blog.

Por último y aquí es donde quería llegar, el peor enemigo de las finanzas familiares somos nosotros mismos, nuestro comportamiento a la hora de gestionar el dinero. Después de años de dedicarme a esto concluyo que las personas hemos olvidado el significado del dinero. La industria financiera ha hecho su negocio inculcando una visión basada en la especulación y el pelotazo. Ganar, ganar y hasta hacerse millonario sin trabajar.

Al sentido de la avaricia le sigue, en el 99% de los casos, el miedo a seguir perdiendo y se acaba en el no hacer nada. El dinero bien quieto pasto de la devaluación y carcomido por el paso del tiempo. Es decir, seguir perdiendo. Empobreciéndonos indoloramente sin darnos cuenta. El dinero quieto no es ninguna alternativa a la especulación. Digamos que son los dos extremos que se tocan y cuyo resultado es el mismo. La ruina.

No, no, no… el ahorro es otra cosa. Es nuestra vida, nuestras ilusiones, nuestras necesidades futuras. El dinero sirve para vivir. Alguien lo utilizará en algún  momento para adquirir un bien o un servicio que deseará o necesitará. Ese alguien puedes ser tu, tu familia, tus hijos, tus nietos o alguien querido.

Poner nombre y apellidos al ahorro es un primer paso para darle sentido. Una vez se le da sentido, las decisiones son más fáciles de tomar, más acertadas y se mantiene un rumbo firme a pesar del oleaje o del viento cambiante. Pues precisamente de eso va la planificación financiera familiar. Va de sincronizar el ahorro con nuestras vidas, va de HUMANIZARLO.

Par empezar a cambiar tu enfoque, te invito a un evento especial, preparado durante muchos meses.

Presentación Mundial de la  HUMANOLOGÍA FINANCIERA FAMILIAR

Poster

Para más información y reservas también: https://www.eventbrite.com/e/humanologia-financiera-familiar-tickets-37418402449

Especial Crash Banco Popular. ¿A qué jugáis insensatos?

Esta semana hemos sido testigos de la primera resolución bancaria europea. No me corresponde a mí juzgar una actuación con muchos puntos oscuros por parte de las autoridades reguladoras. Ya se encargarán los abogados y jueces de averiguarlo. De lo que si puedo opinar como profesional suficientemente acreditado es de la repercusión en el patrimonio familiar de los afectados.

Recordemos que desde el mes de enero de 2016 entró en vigor el Mecanismo Europeo de Reestructuración y Resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión. Este mecanismo está basado en el concepto de Bail-in. Esto implica que cuando el regulador estime que una entidad financiera es inviable y puede poner en riesgo a los depositantes, se reserva la facultad de cerrarlo, de resolverlo. Cuando esto ocurre, serán los accionistas y acreedores los que asumen las pérdidas eximiendo así a los contribuyentes de tener que rescatarla vía Estado (como había ocurrido en el caso de las Cajas recatadas hace 5 años). Es decir hace más de un año que se sabía cómo se cierra un banco y quien lo paga.

h

Dicho esto, en el titular digo: !!A qué jugáis !!, haciendo referencia a la inconsciencia, la irresponsabilidad, la falta de criterio con que actúa el pequeño inversor jugándose los ahorros de la familia comprando acciones, deuda o productos de ingeniería financiera que les vende el banco con el único fin de financiarse o reforzar su dañado balance. Toda la banca comercial, que se dedica principalmente al crédito, actualmente tiene grandes dificultades y necesidades de capitalización por culpa de su especulación inmobiliaria y de los tipos de interés tan bajos, que les dificulta sacar margen suficiente para mantener su farragosa estructura.

¿Por qué la gente sigue cayendo una vez detrás de otra en estas prácticas irresponsables?. Titulares como: “Invertí todo en este producto y ahora no me queda nada para vivir.¿Dónde está el culpable?”, hacen pensar que ya va siendo hora de que nos empecemos a hacer mayorcitos. La culpa es en primer lugar de él mismo, por haber invertido en productos que no entendía sin contar con el asesoramiento de un profesional acreditado.

Cuando tiene un problema de salud, verdad que acude al médico!!. Un profesional titulado y acreditado por un organismo como es un colegio de médicos.

En este país todo el mundo entiende de fútbol, ​​de política y de finanzas, somos así de chulos, de …Además impera la mentalidad del pobre, del pelotazo, que consiste en creer que con cuatro duros me puedo hacer millonario.

El problema es que estos malos hábitos financieros generalizados nos afectan a todos. La gente que lo invirtió todo en preferentes de la banca española o en deuda subordinada o en acciones del Popular,  Abengoa,  Pescanova,  Ruiz Mateos, Terra, La Seda, Gran Tibidabo, etc., perdió una gran parte de su patrimonio familiar.

Vamos a ver. Si ni siquiera los miembros de los Consejos de Administración de estas empresas saben lo que ocurrirá dentro de unos meses,como lo vamos a saber nosotros. Si se quiere invertir en renta variable al menos diversificar, diversificar en centenares de títulos, porqué cualquiera puede quebrar mañana. No os avisarán.

¡Cuidado, que no son dos o tres, son decenas de miles de afectados!. La mayoría ha visto sensiblemente dañada o arruinada su vida de jubilado o lo hará en el futuro a partir del momento en que se jubile. Todos estos que ya no contarán con un complemento a la pensión, ya no podrán consumir, no podrán tener ni unos mínimos de subsistencia y tocará los contribuyentes mantenerlos justo en el límite de la pobreza.

Todos estos gurús inversores, analfabetos financieros, inconscientes, irresponsables, jugadores, son pues además, unos insolidarios porque con sus magníficas decisiones financieras están contribuyendo a empobrecer a la sociedad actual y futura. Ante esta lacra social que es la incultura financiera, bien patente en todos los niveles sociales, a uno no le queda más que seguir predicando, divulgando la necesidad imperiosa de empezar a aprender a gestionar las finanzas personales y familiares. Insisto, las soluciones están ahí y se resumen en estos puntos:

  • El dinero sirve para gastar en algún momento, por alguien y por alguna razón. Reflexione antes de invertir, poniéndole nombre al dinero.
  • Con el dinero de la familia no se especula, la rentabilidad se obtiene de la Planificación no de la Especulación.
  • Es necesario contar con un asesor “acreditado por algún organismo nacional o mejor, europeo” especialista en planificación financiera, que le ayude a establecer su propio Plan Financiero Familiar.

Para de jugar con tus ahorros, insensato. ¿No lo ves todavía?. La Planificación Financiera de tu Familia es un asunto muy serio. ¿No estás de acuerdo?. Entonces…

NO VAYÁIS AL BANCO SIN UN ASESORAMIENTO, DE LA MISMA FORMA QUE NO VAIS A LA FARMACIA SIN UNA RECETA DEL ESPECIALISTA O NO OS ENFRENTÁIS A UNA DEMANDA SIN LA DEFENSA DE UN LETRADO

Organismo de certificación de profesionales: www.efpa.es

Consejos de cultura financiera: www.finanzasparatodos.com

Planificación Financiera: www.xmalvehy.com

El Plan Financiero Familiar

Recientemente se ha publicado un estudio desarrollado por Finanbest, en colaboración con Analistas Financieros Internacionales (AFI), y donde han analizado la evolución del ahorro de los españoles y cómo influye la cultura financiera en sus decisiones de inversión.

Como conclusión se desprende que España es el país que peor invierte de los cinco grandes europeos (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España). En este sentido, la investigación apunta que a pesar de que el ahorro de los españoles se está desplazando desde los depósitos a los fondos de inversión como consecuencia de los bajos tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) y la depreciación del valor de la vivienda, apenas el 8% de las familias invierte en fondos, el porcentaje más bajo de los cinco grandes países europeos y al nivel de Rumanía. Una cifra muy alejada del 42% de los Estados Unidos.

De los más de 2 billones de euros de ahorro  de las familias españolas en 2016, la cifra acumulada en depósitos y cuentas corrientes se sitúa en los 0,8 billones de euros, un 44%, siendo esta la partida mayor del patrimonio financiero.

El problema reside en que esta mayor parte del ahorro financiero de las familias, genera pérdidas reales dado que la inflación (entre el 2,5% y el 3%) supera la rentabilidad de depósitos y cuentas corrientes (el 0,08% de media). Esto no quiere decir que los depósitos bancarios deban desaparecer del sistema. Son adecuados para objetivos a corto plazo, inferiores a 1 o 2 años vista o como colchón de emergencia, pero no sirven para conservar el patrimonio familiar. Veámoslo.

Si, en términos medios, la proporción destinada a objetivos a corto plazo debería ser como máximo del 15% del patrimonio, significa que hay un 30% de los 2 billones que se devalúa sin necesidad. Esto implica una pérdida de capacidad de compra, es decir, de pérdida de riqueza familiar del orden de 20.000 millones de euros cada año. 

Pero es que si no se quiere asumir esta pérdida no hay más remedio que invertir el dinero a más largo plazo siguiendo un plan personalizado y en productos adecuados, regulados, con largo historial, que obtengan los rendimientos de la economía real, muy diversificados y que se puedan explicar.

Cuando llegamos a este punto, vemos que la cosa no se hace tampoco demasiado bien. Entonces  podríamos sumar a la devaluación,  las pérdidas de patrimonio que se producen recurrentemente por malas decisiones o malos consejos de inversión.

Aquí hay que hacer notar el especial protagonismo de la banca comercial con la distribución indiscriminada de productos inconvenientes para el ahorro familiar (preferentes, deuda subordinada, bonos convertibles, acciones propias, fondos garantizados, depósitos estructurados, swaps, cláusulas injustas , etc). Las multas y sentencias que se producen casi a diario así lo demuestran.

El estudio señala también que el 98,4% de las familias posee un activo, ya sea financiero o real. Los inmuebles siguen siendo el principal destino de los ahorros de las familias españolas: 8 de cada 10 tiene una vivienda en propiedad y casi el 40% dispone de una segunda vivienda. Vemos que durante la crisis, el activo inmobiliario a perdido un valor de casi 2 billones de euros mientras que el financiero ha aumentado. En ladrillo también se puede perder.

Patrimoni España

Después de la crisis en la que ha estado inmerso el país, el endeudamiento de los españoles supera en un 13% la media de la zona euro. Ahora bien, el 54,6% de las familias españolas no ahorra, el porcentaje más bajo de los cinco grandes países europeos.

Apenas se ha avanzado en alfabetización financiera. Los resultados son prácticamente los mismos que hace una década y sólo 1 de cada 10 españoles responde correctamente a preguntas financieras. Un 46% no es capaz de responder a las preguntas más básicas, porcentaje que llega un 86% cuando se relacionan con la inversión.

La solución a esta situación de empobrecimiento sistemático de la Sociedad no creo que pase de ninguna manera por adquirir grandes conocimientos en materia de análisis de inversiones. Soy de la opinión de que se trata de aprender cómo elaborar un Plan Financiero Familiar con la ayuda de un asesor experto en planificación y seguirlo con disciplina introduciendo cambios cuando sea estrictamente necesario.

El Plan Financiero debe comenzar por un análisis de la situación actual, haciendo un balance patrimonial (propiedades versus deudas) y un presupuesto de ingresos y gastos. Una vez obtenidos estos datos, el planificador puede analizar fácilmente si existen puntos débiles en la estructura financiera familiar. Ratio de ahorro, nivel de endeudamiento, ratio de solvencia, colchón de emergencia y libertad financiera, son los que yo analizo. Muy sencillo y práctico.

En una segunda fase, se plantean los objetivos familiares. Las necesidades financieras que aparecerán con mucha seguridad en un futuro, estudios de los hijos, cambio de coche, reforma del hogar, la jubilación, la aceptación de una herencia, etc. Se determina el importe al que se debe llegar y el plazo de tiempo que se dispone. Luego se prioriza en base a las capacidades.

También se pone en marcha un plan para evitar la devaluación del ahorro que la familia ya ha logrado hasta la fecha para protegerlo de las pédidas de las que he hablado antes.

Finalmente el planificador prepara las soluciones financieras que encajen con los objetivos planteados. Cuando los productos encajan con los objetivos, todo va bien. El dinero sirve para vivir y por lo tanto es fundamental sincronizar nuestras finanzas con nuestro plan de vida.

Los resultados son espectaculares, desde la consecución de los objetivos familiares hasta el aumento patrimonial a medio y largo plazo. Pero sobre todo la tranquilidad de saber el por qué de cada inversión.

Què em doneu pels meus diners?

Històricament a Espanya la gent està acostumada a anar a la sucursal del Banc de sota casa a preguntar: Què em doneu pels meus diners?

Des de fa uns anys cap a aquí el tòpic és : els Bancs ja no donen res.

Aquest canvi s’ha produït per la baixada radical i mai vista dels tipus d’interès. Els bancs centrals han rebaixat el preu dels diners per tal d’estimular l’economia o al menys això diuen. Bàsicament els principals beneficiats són els Estats que ara poden emetre deute sense pagar interessos.

Per altra banda un dels principals afectats per aquestes polítiques són el bancs que ja no poden obtenir l’anomenat marge d’interessos, que és la diferència entre el preu que paguen per endeutar-se o captar dipòsits i els interessos que cobren pels préstecs.

Aquesta situació va per llarg, segons les pròpies declaracions del Banc Central Europeu, així que no podem esperar que els bancs tornin a donar res pels nostres diners. Però aleshores, com ho fem per a obtenir algun rendiment i evitar que la nostra riquesa personal no es vagi devaluant amb els anys.

Els bancs, ara ja no volen captar diners per donar préstecs i així obtenir un marge d’interessos si no més aviat per recapitalitzar-se i refer els malmesos balanços fruit de la crisis immobiliària i financera. Aquesta necessitat fa que els productes entrin de ple en conflicte d’interès amb els clients. Tenim molts exemples, les preferents, les obligacions convertibles en accions, el deute subordinat, els productes estructurats, etc. Productes complexos , ilíquids i amb clàusules ocultades deliberadament, en molts casos, als clients.

Doncs bé, quan entrem a una oficina bancària, hem de tenir en compte dos principis fonamentals:

Un, abans d’adquirir un producte financer hem de preguntar al menys 3 vegades “Per què?”.

-          Senyor client, tinc una cosa molt bona per vostè

-          A si. Molt bé. Per qué?

-          Doncs perquè dona un 3% anual garantit.

-          Oh quan!!. I per què dona tant?

-          Perquè es vostè un bon client.

La resposta no ha de ser aquesta, doncs la pregunta ha d’anar a encaminada a esbrinar d’on s’obtenen aquest rendiments. Per què un 3% i no un 8%?. Pensem una mica, si el banc em dona un 3% és perquè ell n’obté més. Altrament vol dir que perd diners, que va molt desesperat per a tapar forats.

Segon, els rendiments del capital no es donen, s’obtenen. S’obtenen de l’economia real. Altrament, i més al nostre país, possiblement serà una enganyifa, un frau. Molt bé, doncs hem de saber que els rendiments del capital s’obtenen únicament de tres fonts.

-          Dels dividends d’empreses que obtenen beneficis.

-          D’interessos d’emissors de deute de governs i grans empreses solvents.

-          De lloguers d’immobles corporatius.

Tota la resta d’estratègies per a intentar treure rendiments del capital es pura especulació o bé un frau. I jo mantinc que amb el patrimoni familiar no s’ha d’especular.

Históricament sempre s’ha obtingut al voltant del 5% de rendiment del capital gràcies a aquests tres actius: Renda variable d’alt dividend, renda fixa d’alta qualitat (investment grade) i lloguers empresarials (Real Estate).

Una cosa que tenen en comú les tres úniques fons reals esmentades es que es poden explicar. Qualsevol pot entrar al Google i conèixer com estan els dividends a l’Ibex o a Europa o a EEUU. També es poden trobar a quin nivell estan els tipus d’interès dels bons Alemanys o Americans. També és possible saber que s’obté d’un lloguer immobiliari. Aleshores un pot tenir una idea del que es pot obtenir pel capital. Actualment els dividends al Món estan entre un 3% i un 5%, els tipus d’interès entre un -1% i un 1% i d’un lloguer es pot obtenir, nets de despeses, un 4%. Per tant pels meus diners no em poden garantir un 8% però tampoc un 0,25%. En tots dos casos m’estan aixecant la camisa.

Com a conclusió de tot això, es pot dir que avui en dia estem obligats a tenir un mínim d’informació i formació a l’hora de obtenir rendiment pels nostres diners. Altrament passa el que passa, que allà fora hi ha llops amb molt d’interès per captar els nostres diners.

Especial Brèxit

Un altre cop sembla que el Món s’acabarà. L’any passat també va passar amb la Xina. El planeta tremolava davant la imminent recessió al gegant asiàtic. El petroli, Grècia, els bancs, el terrorisme, guerres, bombolles de tot tipus, etc.

Però …aquest cop si que si. Això és diferent. De cop i volta la gent deixarà de consumir productes, les vendes mundials es desplomaran i les grans empreses desapareixeran. La gent no tindrà feina, els pisos no valdran res i els governs no podran financiar-se. Cap actiu tindrà valor. Està clar, tornem a l’edat de pedra.

catastrofes

Això sembla, si em de fer cas de les notícies i de les reaccions a curt termini. Però si analitzem bé el que ha passat per exemple en els últims 34 anys, veiem com la realitat és una altra:

Imagen1

No sé com s’ho fa la humanitat, però al final sempre acaba ensortint-se. I jo diria que prou bé. L’Índex Mundial, MSCI WORLD, ha pujat un  +665% en un període en el que ha passat de tot.

Noi els humans som així de cabuts. Els empresaris, els inventors, els treballadors, acaben superant els entrebancs que ens posa pel davant la política i la burocràcia perquè som nosaltres mateixos, la humanitat, els qui ens esforcem per trobar el millor camí. A vegades contra nosaltres mateixos. Però mentre no caigui un meteorit o patim una invasió d’aliens dolents, sembla que seguim progressant i creant riquesa inexorablement.

Per tant, davant del Brèxit, segur que trobarem la solució a un assumpte que trigarà almenys 2 anys en concretar-se (segons el Tractat de Lisboa), i tots seguirem endavant.

Bon Sant Joan

III Jornada ACEDE Catalunya: “L’Evolució Imprescindible de la PIME”. Edifici Media TIC de Barcelona Activa /27/11/2.015)

Una vegada més, un éxit d’organització i d’assistència gràcies a l’equip de l’ACEDE (Associació Catalana d’Executius, Directius i Empresaris). Felicitats també als meus companys del Grup d’Assessors Professionals de l’ACEDE. Espero que les nostres ponències hagin resultat d’utilitat als assistents, quasi un centenar d’empresaris, professionals, alts càrrecs de l’Administració i diputats.

III jornada. Programa 4 III Jornada ACEDE III Jornada ACEDE 2 III Jornada ACEDE 3